Esclerosis múltiple: Tratamientos alternativos

Generalidades del tema

No existe cura para la esclerosis múltiple (EM). Hasta ahora, los únicos tratamientos que se ha comprobado que afectan la evolución de la enfermedad son los medicamentos modificadores de la esclerosis múltiple, tales como el interferón beta. Otros tipos de tratamiento no deberían reemplazar estos medicamentos si usted es candidato para ser tratado con ellos.

Algunas personas que tienen EM han informado que los tratamientos alternativos les han dado resultado. Esto podría deberse en parte al efecto placebo. El efecto placebo se refiere a que usted se siente mejor después de recibir tratamiento, a pesar de que podría no haberse demostrado que el tratamiento ha sido eficaz. Algunas terapias complementarias pueden ayudar a aliviar el estrés, la depresión, la fatiga y la tensión muscular. Y algunas pueden mejorar su bienestar general y su calidad de vida.

Un resumen de la evidencia sobre las terapias complementarias y alternativas sugiere que algunos tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas. Por ejemplo:nota 1

  • Algunos tipos de sustancias naturales o artificiales relacionadas con la marihuana pueden ayudar a aliviar la rigidez muscular (espasticidad) y el dolor.
  • El ginkgo biloba o la terapia con campos magnéticos pueden ayudar a aliviar la fatiga en algunas personas.
  • La reflexología, en la que un terapeuta aplica presión sobre ciertos puntos en los pies, puede ayudar a aliviar las sensaciones en la piel, como el hormigueo y el entumecimiento.

El resumen demostró que muchos otros tratamientos complementarios y alternativos probablemente no ayudan. Por ejemplo:nota 1

  • Es poco probable que las sustancias naturales o artificiales relacionadas con la marihuana ayuden a aliviar los temblores.
  • El ginkgo biloba no ayuda a las personas con EM a pensar con más claridad.
  • No es probable que el régimen de Cari Loder (lofepramina y fenilalanina junto con vitamina B12) ayude a mejorar la calidad de vida general ni a aliviar la depresión o la discapacidad.
  • Es poco probable que la terapia con campos magnéticos ayude a aliviar la depresión.

Algunas personas creen que ciertas cosas pueden aumentar el riesgo de tener un ataque de EM, incluyendo:

  • Las deficiencias alimentarias.
  • La sensibilidad a ciertos alimentos y a las toxinas medioambientales (incluida la amalgama de mercurio en los tratamientos dentales).
  • La sensibilidad al estrés y al trauma.
  • Una infección viral a una edad temprana que cause un colapso parcial y permanente del sistema inmunitario.
  • Una obstrucción en las venas que drenan la sangre del cerebro.

Muchas personas que tienen EM también experimentan con su alimentación, en parte porque hay muchas afirmaciones sobre la eficacia de ciertas dietas y suplementos nutricionales en el tratamiento de la EM.

  • La dieta Swank recomienda una baja ingesta de grasas saturadas [un máximo de 3 cucharaditas (15 mL) al día] y un alto consumo de grasas poliinsaturadas [hasta 10 cucharaditas (49 mL) al día para personas muy activas].
  • Muchos facultativos recomiendan suplementos dietéticos en forma de grandes dosis de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales (ácidos grasos omega-3 y omega-6).
  • El aceite de onagra, que contiene ácidos grasos omega-6, es el suplemento herbario más utilizado en personas con EM.
  • La vitamina B12 se ha propuesto como una sustancia clave que debe inyectarse (por vía intravenosa o intramuscular) en dosis muy grandes.
  • Se cree que los suplementos de magnesio reducen la espasticidad.
  • La melatonina es una hormona producida por una pequeña glándula (glándula pineal) en el cerebro. Una teoría sugiere que la EM puede estar asociada con la disfunción de la glándula pineal y niveles de melatonina más bajos de lo normal, lo que puede alterar el sistema inmunitario. Se ha propuesto que los niveles más altos de melatonina (alcanzados por medio de suplementos de melatonina) pueden proteger contra las recaídas de la EM.

No hay evidencia que demuestre que ninguna de estas dietas ni suplementos tenga ningún beneficio en el tratamiento de la EM. Una dieta saludable y equilibrada le proporcionará todos los nutrientes que usted necesita en la mayoría de los casos. Una buena nutrición también puede ayudarle a sentirse mejor y puede beneficiar su salud en general.

Tenga cuidado a la hora de tomar suplementos. Algunos minerales y vitaminas son tóxicos si se toman en grandes cantidades.

Hable con su médico sobre sus opciones de tratamiento antes de probar cualquier tipo de tratamiento alternativo para la EM. También puede obtener asesoramiento confiable de un centro de tratamiento de la EM o de la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple.

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Yadav V, et al. (2014). Summary of evidence-based guideline: Complementary and alternative medicine in multiple sclerosis: Report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology, 82(12): 1083-1092.

Otras obras consultadas

  • Koppel B, et al. (2014). Systematic review: Efficacy and safety of medical marijuana in selected neurologic conditions. Neurology, 82(17): 1556-1563. DOI: http://dx.doi.org/10.1212/WNL.0000000000000363. Accessed January 12, 2016.
  • Yadav V, et al. (2014). Summary of evidence-based guideline: Complementary and alternative medicine in multiple sclerosis: Report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology, 82(12): 1083-1092.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioAdam Husney, MD - Medicina familiar
Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar
Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializadoKarin M. Lindholm, DO - Neurología

Revisado16 febrero, 2018