Intoxicación alimentaria: Toxoplasmosis

Generalidades del tema

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una infección con el parásito Toxoplasma gondii. La mayoría de las personas que se infectan no tienen síntomas. Esto es porque el sistema inmunitario suele ser capaz de combatir la enfermedad.

La toxoplasmosis es peligrosa para una mujer embarazada y su feto. Para obtener más información, vea el tema Toxoplasmosis durante el embarazo.

¿Cuál es la causa de la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis puede resultar de:

  • Tragar accidentalmente huevos de Toxoplasma gondii de la tierra u otras superficies contaminadas. Esto puede suceder al llevarse las manos a la boca después de trabajar en el jardín, limpiar una caja de excremento de gatos o tocar cualquier cosa que haya estado en contacto con heces de gato.
  • Comer carne cruda o parcialmente cocida, especialmente de cerdo, cordero o venado, o llevarse las manos a la boca después de tocar la carne.

Si está embarazada al infectarse con Toxoplasma gondii, usted puede transmitir la infección a su bebé.

También podría contagiarse por un trasplante de órgano o una transfusión, aunque esto es raro.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las personas con toxoplasmosis no tienen síntomas. Cuando los síntomas están presentes, a menudo se parecen a los de la gripe y pueden incluir ganglios linfáticos inflamados o dolores y molestias musculares que duran entre algunos días y varias semanas.

Un caso grave de toxoplasmosis resulta en daño a los ojos o al cerebro. Los bebés que se infectaron durante la gestación pueden nacer con problemas mentales o físicos significativos.

Una persona con un sistema inmunitario debilitado por una infección con VIH, medicamentos para trasplante de órganos o linfoma puede llegar a tener un caso de toxoplasmosis potencialmente mortal.

Los síntomas graves varían según la parte del cuerpo afectada. Si la infección está en:

  • El cerebro (encefalitis), los síntomas incluyen convulsiones, cambios sensoriales, debilidad, cambios en la conducta o el estado mental y problemas con el movimiento.
  • El ojo (coriorretinitis), los síntomas incluyen dolor en el ojo y pérdida gradual de la vista en un ojo o ambos.
  • Los pulmones (neumonía), los síntomas incluyen fiebre y escalofríos, problemas respiratorios y tos que puede causar dolor en la pared torácica, fatiga y debilidad.
  • El corazón (miocarditis), los síntomas incluyen falta de aire, dolor en el pecho, sensación de cansancio y palpitaciones.

¿Cómo se diagnostica la toxoplasmosis?

Dado que generalmente no hay síntomas, es difícil saber si usted está infectado. Si piensa que podría tener toxoplasmosis, hable con su médico. Él o ella puede hacer análisis de sangre específicos para la toxoplasmosis.

  • Si tiene un sistema inmunitario deteriorado, hágase el análisis de sangre para detectar Toxoplasma gondii. Si su análisis es positivo, esto significa que se ha infectado en algún momento de su vida. Su médico puede decirle si necesita, y en qué momento, tomar medicamentos para impedir que la infección se reactive. Si su análisis es negativo, usted no ha estado infectado y puede tomar precauciones para evitar la infección.
  • Si está planeando quedar embarazada, considere hacerse un análisis de Toxoplasma gondii. Si el análisis es positivo, esto significa que ya ha estado infectada en algún momento de su vida y probablemente no tenga que preocuparse por la posibilidad de transmitirle la infección a su futuro bebé (hable de esto con su médico). Si la prueba es negativa, tome precauciones para evitar la infección.
  • Si está embarazada, usted y su médico deberían conversar sobre su riesgo de contraer toxoplasmosis. Su médico podría solicitar una muestra de sangre para analizar.

¿Cómo se trata?

En una persona que por lo demás es saludable y no está embarazada, no se necesita tratamiento. Los síntomas suelen irse al cabo de algunas semanas.

Para las mujeres embarazadas o las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado, hay disponibles medicamentos para tratar la toxoplasmosis. Para obtener más información, vea el tema Toxoplasmosis durante el embarazo.

¿Cómo puedo prevenir la toxoplasmosis?

Dado que la toxoplasmosis generalmente no presenta síntomas o solo síntomas leves, la mayoría de las personas no necesitan preocuparse por contraerla. Pero si tiene un sistema inmunitario debilitado o está embarazada, usted debería tomar medidas para prevenir la toxoplasmosis.

  • Use guantes al trabajar en el jardín o para cualquier actividad al aire libre que implique manipular tierra. Los gatos pueden transmitir el parásito en sus heces y a menudo usan jardines y cajas de arena como cajas de excremento. Lávese bien las manos con agua tibia y jabón después de actividades al aire libre, especialmente antes de comer o preparar cualquier alimento.
  • Haga que alguien que esté sano y que no esté embarazada manipule la carne cruda por usted. Si esto no es posible, use guantes de látex limpios al tocar la carne cruda y lave las tablas de cortar, fregaderos, cuchillos y otros utensilios que pudieran haber estado en contacto con la carne cruda. Lávese bien las manos con agua tibia y jabón a continuación.
  • Cocine los alimentos hasta que estén bien cocidos. Use un termómetro para carne a fin de asegurarse de que los alimentos estén cocidos a una temperatura segura. No use el color de la carne (como cuando ya no está "rosada") como indicador de que está cocida.
  • Haga que alguien que esté sano y que no esté embarazada cambie la caja de excremento de su gato. Si esto no es posible, use guantes y limpie la caja de excremento diariamente. Lávese bien las manos con agua tibia y jabón a continuación.

¿Qué puede decirme acerca de mi gato y la toxoplasmosis?

Los gatos solo transmiten Toxoplasma gondii en sus heces por algunas semanas después de que se infectan con el parásito. Raramente tienen síntomas al infectarse, de modo que la mayoría de las personas no saben si su gato ha estado expuesto a Toxoplasma gondii. No hay buenas pruebas disponibles para determinar si su gato está transmitiendo Toxoplasma gondii en sus heces.

Las personas que por lo demás están sanas no deberían preocuparse de su gato y Toxoplasma gondii. Pero si usted tiene un sistema inmunitario deteriorado o está embarazada:

  • Ayude a prevenir que su gato se infecte con Toxoplasma gondii. No deje que su gato salga al aire libre y aliméntelo con comida para gatos seca o de lata. Los gatos pueden infectarse al comer o ser alimentados con carne cruda o no bien cocida.
  • No lleve un gato nuevo a su casa que podría haber sido un gato de vida al aire libre o que pudiera haber sido alimentado con carne cruda.
  • Evite tocar gatos o gatitos callejeros.

Su veterinario puede responder otras preguntas que usted tenga sobre su gato y el riesgo de toxoplasmosis.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primarioE. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializadoAdam Husney, MD - Medicina familiar

Revisado20 febrero, 2018